Terraplenes en zonas de baja capacidad



El diseño de terraplenes situados sobre suelos de baja capacidad portante suele ser por lo general muy problemático y necesariamente se ha de recurrir a soluciones complicadas y muy costosas en tiempo y dinero. La utilización de Arlita® permite solucionar este problema de una forma sencilla y rápida, evitando trabajos previos de estabilización del terreno y reduciendo así el tiempo de ejecución y por lo tanto los costes derivados de la misma. 

Aprovechando la considerable reducción del peso del terraplén realizado con Arlita®, es posible llevar a cabo múltiples intervenciones con la técnica de compensación de cargas. Esta técnica permite construir el terraplén sin aumentar, o aumentando muy poco las cargas muertas actuantes sobre el terreno de cimentación, manteniendo de esa forma inalterado el estado de tensiones original del terreno de apoyo.

En las figuras se recoge algunas clases de terraplenes ligeros que se utilizan comúnmente, se identifican dos clases: 

  • Los terraplenes ligeros sin compensación: se aprovecha sólo el efecto beneficioso inducido por el menor peso específico del material que se traduce en una carga muerta inferior sobre el substrato subyacente. 
  • Los terraplenes compensados: se sustituye parte del suelo de baja capacidad portante por material ligero Arlita® con el fin de mejorar las caractarísticas mecánicas y compensar totalmente o en parte la sobrecarga debida al nuevo terraplén.

Ventajas

Las principales ventajas de los terraplenes ligeros utilizando arcilla expandida Arlita® son:

  • Este tipo de terraplenes reduce considerablemente la incidencia de los asientos inmediatos y diferidos.
  • Rápida y sencilla ejecución de terraplenes, evitando acciones previas sobre terreno, pilotajes con columnas de grava, etc.
  • Arlita® es un material natural, inalterable químicamente, ignífugo, y se comporta de la misma manera tanto en seco como saturado de agua.